sábado, 1 de octubre de 2011

La rotura

Demasiado
demasiado poco
demasiado gordo
demasiado flaco
o nadie.
Risa o
lágrimas.
Odios
amantes.
Extraños con caras como
cabeza de clavos.
Brazos corriendo a través
de calles de sangre
agitando botellas de vino
ensartando y cogiendo
vírgenes.
O un tipo viejo en una plaza barata
con una foto de Marylin Monroe.
Hay una soledad tan grande en este mundo
que podrás verla en el lento movimiento de
las agujas del reloj.
Gente tan cansada
mutilada
sea por amor o por no amor.
La gente no es buena con los demás
el rico no es bueno para el rico
el pobre no es bueno para el pobre.
Tenemos miedo.
Nuestro sistema educacional nos dice
que todos podemos ser
ganadores del carajo.
No nos habló sobre
las alcantarillas
o los suicidas.
O el terror de una persona
sufriendo en un lugar
sola
sin que la toquen
ni le hablen
regando una planta.
La gente no es buena con los demás
la gente no es buena con los demás
la gente no es buena con los demás.
Supongo que nunca lo serán
no les pido que lo sean
pero a veces pienso en eso.
Los glóbulos nadarán
las nubes oscurecerán
y el asesino decapitará al chico
como sacando un poco de un cono de helado.
Demasiado
demasiado poco
demasiado gordo
demasiado flaco
o nadie
más odios que amantes.
La gente no es buena con los demás
quizás si lo fueran
nuestras muertes no serían tan tristes.
Mientras tanto miro a las chicas
jóvenes retoños
flores de oportunidad
debe haber una manera en la que
todavía no hemos pensado.
¿Quién puso este cerebro dentro de mí?
Llora, pide
dice que hay una oportunidad.
No dirá
"NO".

No hay comentarios: