viernes, 4 de noviembre de 2011

Pavo real o campana

Estoy riéndome con la boca cerrada;
conforme paso las páginas del periódico
es como una sinfonía desmadrada;
veo cantidad de cosas que me hacen dudar
destellantes en la página
es como una película cutre que se hubiera ido a pique;
mi ropa está en la silla
como los muertos vaciados,
cascabillo de cosas que enturbia la visión;
hace un frio de la hostia (sí) pero
las sábanas son finas,
y las persianas echadas
están tan llenas de agujeros como el amor.
creo que tienes que ser todo un deportista;
sí, para el deportista está bien:
te limitas a sacar el arma
y volarle la cabeza a algo
quizás a la doncella sentada
en el sillón donde se sentara la abuela,
pero puesto que no tengo arma,
voy al teléfono
y llamo a una mujer tan vieja como el sillón y la abuela,
y me promete venir y hechizarme;
tiene cepillo de dientes pero le falta la dentadura
y probablemente baile desnudo para ella,
la masa de mi barriga un saco blanco.
cada cual tiene su propia salida: la mía es dudosa
pero viene dándome resultado de un tiempo a esta parte
y su música a veces me asusta,
pero luego
despierto, compro un periódico,
le doy una patada a una lata,
levanto la persiana,
empiezo de nuevo.

Charles Bukowski.

1 comentario:

La Perfida Canalla dijo...

Me encanta!!

Por cierto soy Pérfida
Un saludo coleguita